Perfil del aspirante

El aspirante a cursar la carrera de abogado debe contar preferentemente con:

  • Capacidad de análisis.
  • Habilidades de lectura y redacción.
  • Habilidad para realizar exposiciones orales.
  • Capacidad para relacionar el pensamiento abstracto a situaciones concretas, con el fin de garantizar la interpretación y práctica jurídica.
  • Capacidad de trabajo individual y en equipo.
  • Habilidad crítica y autocrítica.
  • Disposición para escuchar y comprender las problemáticas personales y sociales.
  • Interés por estar informado sobre su entorno social.
  • Vocación por la justicia social y por el respeto de los derechos humanos.
  • Perfil del egresado

    El egresado de la Licenciatura en derecho contará con una formación académica integral sólida, que le permitirá desarrollarse ética y profesionalmente en el campo jurídico. Según la orientación cursada, el egresado será capaz de: investigar en el campo jurídico, certificar jurídicamente, legislar, litigar, asesorar jurídicamente, procurar y administrar justicia, así como promover aprendizajes jurídicos competentes para:
  • Realizar investigaciones jurídicas a fin de proponer soluciones a los problemas de la sociedad contemporánea, en el ámbito nacional e internacional.
  • Realizar funciones de gestión, consulta y asesoría en materia jurídica en las distintas áreas que demanden su quehacer profesional.
  • Conocer los trámites para realizar la certificación pública.
  • Interrelacionar la realidad social con la norma jurídica, a fin de proponer iniciativas de modificación y creación de leyes.
  • Aplicar la norma a casos concretos en todo tipo de procesos jurídicos.
  • Procurar y administrar justicia desde el ámbito del servicio público.
  • Transmitir y generar el conocimiento jurídico y el interés por el mismo.
  • CAMPO PROFESIONAL

    No hay actividad social que pueda sustraerse al orden jurídico y a la presencia del derecho. Por ello, el campo de trabajo del profesional de esta disciplina resulta prácticamente ilimitado, ya que la acción del profesional del derecho es universal, toda vez que en todas las áreas de la actividad humana se requiere, en alguna medida,interpretar, aplicar o generar normas y actitudes jurídicas. En la actualidad, el abogado o el licenciado en derecho ejerce como tal tanto en la práctica forense como postulante, juez, magistrado o agente del ministerio público, en los ámbitos federal o estatal, en actividades de representación, asesoramiento, y defensoría; actúa en forma destacada en actividades relativas a la interpretación y aplicación de normas jurídicas en diversos tribunales, en la administración y operación de los mismos. Asimismo, el licenciado en derecho puede desarrollar su actividad profesional tanto en la administración e impartición de la justicia como en la defensa de los derechos humanos. Por otro lado, las circunstancias actuales y futuras indican la necesidad de crear nuevos juzgados en materia federal y local, tribunales agrarios y comisiones de derechos humanos, lo que redunda en mayor espacio para el ejercicio de la abogacía. La globalización de la economía nacional y su vinculación en los ámbitos internacionales exige una preparación del egresado que le permita competir en el mercado internacional. El abogado también puede laborar de manera independiente, por su cuenta o asociado con profesionistas de su misma actividad o de otras profesiones; como directivo, asesor o trabajador de empresas públicas o privadas y, con una participación cada vez mayor, en la función administrativa y en las actividades del Estado, sobre todo en las actividades encargadas a los órganos ejecutivos.